Crean un novedoso dispositivo para cambiar el humor

Thync, una empresa norteamericana, se encuentra desarrollando un innovador dispositivo para cambiar el humor de las personas. Se planea que salga a la venta al público en general y ya se han invertido 13 millones de dólares con este propósito. El dispositivo final consistiría en un conjunto de pequeños parches que se conectarían al paciente y serían controlados, vía Bluetooth, por un teléfono inteligente que enviaría impulsos eléctricos o ultrasónicos al cerebro.

En sus últimos estudios, enfocados a los efectos relajantes y realizados en el City College de New York , participaron 100 personas que reportaron, en su mayoría, un cambio de humor que según Marom Bikson, profesor de Ingeniaría Biomédica, puede compararse solamente con los efectos de un narcótico.

Dispositivo thync para cambiar el humor

La empresa, dirigida por el neurobiólogo Jamie Tyler también apunta sus estudios a la sustitución de los efectos de la cafeína y el alcohol. Para Isy Goldwasser, CEO de la marca, las personas podrían usar Thync después de un día un día de trabajo para relajarse o pos las mañanas para obtener un “levantón” libre de cafeína, mientras que, de comprobarse la efectividad del aparato, los científicos involucrados en el proyecto aseguran que podría revolucionar el tratamiento de numerosos padecimientos mentales.

Thync utiliza una variación de la técnica de estimulación transcraneal, que altera el comportamiento de las neuronas en una área específica y ha demostrado que puede alterar y mejorar diversas habilidades cognitivas.

El aparato recuerda mucho a la novela, “¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?”, del escritor Philip K. Dick, donde los androides utilizan un dispositivo llamado órgano de los ánimos para inducir estados de humor, y es una muestra de como la tecnología alcanza, tarde o temprano, a la ciencia ficción.

“Creemos en el poder de la mente humana y en el poder de la tecnología para cambiar la vida diaria“, es el lema de Thync, una empresa que podría cambiar el mundo.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *